Ciberseguridad
Industria
Infraestructura

Seguridad de Tecnologías de la Operación, una solución para entornos de infraestructuras críticas

Fortinet pone la arquitectura Security Fabric al servicio de la protección de organizaciones industriales.

industria

La protección de las grandes instalaciones industriales es uno de los desafíos a los que debe enfrentarse el sector de la ciberseguridad. Además de las vulnerabilidades físicas a las que están expuestas, la mayor dependencia de los sistemas informáticos de tecnología en la nube, conectividad y otras herramientas similares aumenta el grado de exposición a amenazas online. 
De la combinación de ambas se puede producir una interrupción del funcionamiento de este tipo de infraestructuras críticas, con sus consecuentes riesgos para la población: desde el corte de servicios clave, como el suministro de electricidad o agua, a la destrucción física de las instalaciones. 

La tendencia es, además, a que se incrementen este tipo de daños, orquestados por ciberdelincuentes. En los últimos 12 meses, el 51% de organizaciones han sufrido problemas de seguridad online SCADA/ICS, esto es, en sistemas de control industrial o de supervisión, control y adquisición de datos. Ataques como los Wannacry o Petya del pasado año hacen vislumbrar lo que podría llegar a suponer el fallo de las industrias clave. 

Ante esto, Fortinet opta por combinar herramientas de protección de tecnologías de operación OT y las de la información o TI, con su solución de Seguridad de Tecnologías de la Operación. Este servicio integra la defensa frente a los desafíos propios de los sistemas de organizaciones industriales e infraestructuras críticas, como son los ICS y SCADA, con la gestión de las infraestructuras tradicionales tanto de tecnología como de informática. 

La propuesta contempla tres elementos clave. Por un lado, la arquitectura Fortinet Security Fabric, que facilita segmentación avanzada, control de acceso y protección frente a malware. Esto permite unificar las arquitecturas de seguridad, al tiempo que se defienden las redes de operaciones tecnológicas, sin tener en cuenta el entorno en el que se trabaje. 

Además, la compañía propone plataformas “rugerizadas”, que permiten defender infraestructura y dispositivos aún en ambientes o en condiciones poco favorables o directamente adversas. De este modo se garantiza que los elementos tecnológicos se puedan seguir utilizando, incluso en situaciones extremas. La oferta de la empresa incluye distintos formatos con características que cubren un amplio rango de posibles incidencias, desde filtraciones de agua a inferencias electromagnéticas. 

Por último, gracias a los servicios ofrecidos por el equipo FortiGuard, la solución garantiza elementos de control de aplicaciones y firmas específicas, con firewall, switching y puntos de acceso inalámbrico basados en la inteligencia frente a amenazas para entornos industriales.